Muy a menudo en el mundo de la perfumería niche o de autor estamos muy encaprichados en encontrar firmas y perfumes nuevos. Es normal. Siempre nos incumbe descubrir marcas y creaciones nuevas. Queremos ver y, sobre todo, oler lo último. Pero no hay que olvidar que existen algunas firmas muy famosas e increíblemente interesantes que llevan a veces décadas o incluso siglos, creando perfumes.

Pensar que todo el mundo quiere llevar solo algo moderno o lo último es una gran equivocación. Igual que hay personas que pueden tener una pasión por los perfumes más bien innovadores/contemporáneos también existe muchísima gente que aman los perfumes más bien de estilo clásico. Más a más soy de la opinión que los realmente grandes amantes de perfumes normalmente tienen una importante apreciación y respeto por los perfumes de estilo moderno y clásico. Igual que no se puede entender nuestro presente sin conocer el pasado, no se puede entender bien lo que hace un perfume moderno sin saber nada en absoluto del mundo clásico de la perfumería. Y, es importante subrayar que no solo las personas más bien mayores les gustan los perfumes de estilo clásico.
Una persona joven puede ser un apasionado del estilo clásico igual que una persona más mayor puede ser una apasionada por lo contemporáneo. Cada persona es un mundo y por esa misma razón hay que tener una gran variación de perfumes. Los contemporáneos, los clásicos, los fuertes, los sutiles, etc. En el blog de hoy queremos dar un pequeño homenaje al mundo clásico/histórico de los perfumes. Vamos a viajar a Italia al año 1871. Fue el año cuando se creó la maravillosa firma Acqua Di Biella.

Acqua di Biella, es historia real desde 1871. Un destacado exponente del pasado y el presente de la gran perfumería italiana, Acqua di Biella es sinónimo de tradición, refinamiento y calidad. Es atractivo para las personas que son genuinas, refinadas y dinámicas y que aprecian la calidad y la armonía. Acqua di Biella siempre ha sido una expresión de estilo y clase, basada en la calidad, la pureza y la minuciosa atención al detalle.

Acqua di Biella - Logo

En 1871 se fundó la Reale Manifattura Luigi Cantono en Biella y en 1878 se concede a Acqua di Biella el escudo de armas de los Savoia, honor que sólo se concede a los proveedores de la Casa Real de Savoia.

La Casa de Saboya (en italiano: Casa Savoia) es una familia real que se estableció en 1003 en la histórica región de Saboya. A través de la expansión gradual, la familia creció en el poder desde gobernar un pequeño condado en los Alpes al noroeste de Italia hasta el dominio absoluto del reino de Sicilia en 1713 a 1720 (intercambiado por Cerdeña). A través de su rama menor, la Casa de Saboya-Carignano, lideró la unificación de Italia en 1861 y gobernó el Reino de Italia desde 1861 hasta 1946 y, brevemente, el Reino de España en el siglo XIX. Los reyes saboyanos de Italia fueron Victor Emmanuel II., Umberto I, Victor Emmanuel III y Umberto II. El último monarca gobernó durante unas pocas semanas antes de ser depuesto tras el Referéndum Constitucional de 1946 , después de lo cual se proclamó la República Italiana.

Acqua di Biella - Diploma A.di B.

La producción de la legendaria Acqua di Biella ha continuado ininterrumpidamente desde 1871 hasta la actualidad con la devoción amorosa de cuatro generaciones de la misma familia. La Acqua di Biella N° 1 fue creada en 1871 a partir de las fórmulas conventuales del siglo XVIII. Desde entonces, la producción de la antigua fragancia que une el delicado perfume de las flores alpinas con las exuberantes esencias de la flora mediterránea no ha cambiado y, con numerosos premios y medallas obtenidos en Italia y en el extranjero, Acqua di Biella N° 1 ha sido un ejemplo siempre presente de lo mejor de la perfumería italiana desde 1871. Entre sus numerosos admiradores se encuentran la realeza, los aristócratas, los hombres de cultura y los grandes artistas. Se han añadido nuevas fragancias que se distinguen por los mismos estándares de calidad que atestiguan una tradición de perfumería en el mejor estilo italiano para complementar la Acqua di Biella N° 1. Uno de estas maravillosas fragancias es Bursch.

Bursch de Acqua di Biella, evocador, claro y cálido, toma su nombre de un antiguo valle de Biella donde la relación ancestral entre el hombre y la montaña se ha mantenido inalterada durante milenios. Bursch representa maravillosamente la tradición y la restauración de los valores antiguos y la sensibilidad contemporánea, que distingue a la marca y refleja la personalidad de Chiara Cantono, actual líder de la marca.

Bisnieta de Luigi Cantono, que en 1871 inventó la colonia Acqua di Biella en su Regia Manifattura, está enamorada de su tierra natal, y está profundamente ligada a los recuerdos de su infancia transcurridos en ese lugar lleno de tradiciones. Chiara Cantono decidió dedicarse profesionalmente al diseño, especialmente a la creación de productos innovadores, caracterizados por el uso de materiales y tecnologías de bajo impacto ambiental, en pleno reconocimiento del vínculo que siempre ha unido al hombre con la naturaleza.

Acqua di Biella - Bursch

El recuerdo de queridos amigos que acudían regularmente a la casa de su familia, hombres capaces, con la misma confianza, de enfrentarse a una escalada en roca y a un balón de corbata negra, se entrelazan con las imágenes de personas similares que hoy forman parte de su mundo privado y profesional. El escenario ha cambiado, la antigua casa y las grandes habitaciones han sido sustituidas por oficinas profesionales ultramodernas, casas bien iluminadas y funcionales o lugares únicos, pero la fascinación de las historias sigue estando acompañada por un aroma a cigarros y coñac.

Bursch está dedicado a estos hombres especiales que comparten un profundo amor por la calidad de vida, que son capaces de admirar el poder de la naturaleza salvaje, que aprecian la calidez de un hogar familiar pero que también están abiertos a los desafíos de un mundo cambiante.

Un nombre corto y agudo que encarna la idea de la confianza en sí mismo y del dominio pleno de las emociones. Fuerte y genuino, brillante y dotado de una personalidad fuera de lo común, el hombre que elige Bursch de Acqua di Biella tiene estilo y carácter, se comporta con naturalidad y está rodeado de un aura fascinante de humor y encanto.